Artemisia Annua

STEVIA

Además de ser una planta que se cultiva muy fácilmente en casa, la Stevia es un vegetal que tiene multitud de propiedades medicinales, puesto que tomarla con frecuencia ayuda a tener una salud de hierro. Regula la diabetes, controla la presión arterial y mejora la circulación, entre muchos otros efectos beneficiosos.
Es sin duda el mejor sustituto del azúcar, ese componente que encontramos a puñados en tantísimos productos del supermercado y que es un auténtico veneno para la salud.
Pero lo más curioso de esta planta son los efectos tan beneficiosos que tiene sobre las personas con diabetes.

La diabetes mellitus es una condición en la que el cuerpo no produce o no usa de manera apropiada la insulina, que es la hormona requerida para convertir la glucosa (azúcar) en energía.
En una persona sana la insulina actúa para convertir la glucosa producida en el hígado y creada cuando los alimentos dulces y amiláceos son digeridos, en la energía requerida para llevar a cabo las tareas diarias.

Por el contrario, los pacientes con diabetes no tienen insulina suficiente y son incapaces de hacer la conversión necesaria para obtener energía. En otras palabras, tienen altos niveles de glucosa no usada en su sangre o lo que se conoce como hiperglucemia.

Los peores efectos de la Diabetes son la pérdida progresiva de la vista e incluso las amputaciones de miembros como pies o dedos.
Lo que hace la medicina convencional es recetar dosis de insulina para que el paciente se las inyecte progresivamente.
Pero con la Stevia, cada vez son más las personas que al consumirla durante un tiempo han reducido las dosis de insulina inyectada. Además de evitar la hiperglucemia, también se evitan los casos de pérdida de vista o amputaciones forzadas.

Incluso son muchos los casos en que después de un tiempo de consumir Stevia, la persona diabética ha dejado de tener diabetes.
Por desgracia esta planta natural que cualquiera puede plantar en su casa no es nada rentable para las farmacéuticas (este argumento se repite a lo largo del artículo como veremos) y prefieren recetar dosis de insulina que mantienen una diabetes crónica.

Kalanchoe Aranto

La kalanchoe es una planta que actúa de forma global dentro del cuerpo y por lo tanto su espectro de acción es amplio. En medicina tradicional, especialmente en América Latina, Asia y África se usa para tratar las siguientes enfermedades y dolencias:

– Lesiones y enfermedades relacionadas con daños celulares, en especial el cáncer.
– Heridas profundas y gangrenadas
– Infecciones, quemaduras
– Tumores y abscesos
– Reumatismo
– Inflamaciones
– Hipertensión
– Cólicos renales
– Diarreas
– Enfermedades psicológicas: esquizofrenia, crisis de pánico y miedos.

Su acción puede abarcar más allá de los puntos citados ya que se produce sanación de daños celulares en diversos órganos del cuerpo.
Procede de la isla de Madagascar y en Paraguay se utiliza mucho para la curación de tumores y cáncer.

Sin duda alguna este es el remedio natural más efectivo para en cáncer. Tras ser ingerida o tomada en infusiones, los casos de desaparición de desaparición de tumores se suceden.
Claramente es una planta no reconocida por la medicina tradicional, que obliga a los pacientes de cáncer a someterse a intensas sesiones de quimioterapia que tanto llenan las arcas de las farmacéuticas y que queman al ser humano por dentro.

¿Por qué no hay alternativas? ¿Por qué sabiendo que existen remedios naturales que tienen el mismo efecto que los químicos o incluso un efecto más potente se sigue consumiendo con los ojos cerrados lo que nos dicen ellos?

Artemisia Annua

La Artemisa dulce (Artemisia annua) es un potente antipirético que se ha usado durante siglos para tratar las fiebres y más concretamente la malaria. Es una planta indispensable en medicina china, donde además de la malaria se usa para tratar la ictericia.
La artemisa dulce es una planta anual de países templados y subtropicales, que crece una considerable altura (hasta 2 metros en buenas condiciones), sus hojas son muy aromáticas y de un gusto algo amargo.

Las hojas contienen aceites esenciales y artemisinina. Con finalidades medicinales, la hoja seca se usa en infusión.
Milenariamente en China se tienen conocimientos de esta planta y de sus propiedades tan beneficiosas.

El caso es que hace unos años, Novartis, la multinacional farmacéutica, que también hace pesticidas y semillas transgénicas (unos santos ellos) patentó la artemisina de esta planta, que es uno de los componentes que se extraen de las hojas.

Al patentarla creó pastillas para poder venderlas sobre todo en África que es donde más casos de malaria existen, pero claro, en las zonas más condicionadas por esta enfermedad casi no tienen para comer, como para pagar 20-30 euros que es lo que vale el tratamiento.

Hay una ONG alemana, llamada ANAMED, tiene médicos estudiando esta planta y los estudios realizados han demostrado que con infusiones de las hojas se puede curar la malaria en sólo una semana, únicamente teniendo una planta en casa y sin necesidad de pagar el tratamiento.

También hay casos de curación del sida y cáncer, porque al contrario de los antibióticos que se recetan para estas enfermedades y que hacen caer en picado el sistema inmunológico, la planta aumenta tus resistencias.
La semilla de esta planta que proporciona la ONG ANAMED vale tan sólo 1 céntimo, pero la OMS no recomienda su cultivo privado y aboga por la recolección y creación de productos mediante fármacos.

Es decir, mientras hay estudios que demuestran que las simples infusiones de las hojas de la planta tienen un gran efecto, la OMS que vela por nuestra salud prefiere limitarse a no aconsejar el uso privado de la planta y optar por los fármacos y tratamientos imposibles de costearse por las personas que más lo necesitan.

Es más que evidente la influencia que tienen las empresas farmacéuticas para nuestra salud. Pensad por un momento, si de verdad quisieran mantenernos fuertes y apartados de enfermedades su imperio se vendría abajo, es muy obvio.

Dejemos de pensar que esa grandes organizaciones se preocupan por nuestra salud, ¡NO!, todo es un negocio. La industria alimenticia, la sociedad médica, la industria de la farmacéutica, están jugando con nuestra salud.

La lista de plantas medicinales y naturales que cualquiera puede tener en su casa es muy larga, y por suerte cada vez hay más estudios y se van descubriendo más diversidad de plantas medicinales.
Con esto no quiero decir que en algún momento puntual, debido a nuestra rutina y demás necesitemos tomar alguna aspirina para algún dolor en concreto, pero tenemos que alejarnos de ellos lo máximo posible. Y para evitar todas esas enfermedades lo mejor es la medicina preventiva, aliméntate bien, no consumas sus venenos alimenticios.

Y me gustaría despedirme con una cita de Hipócrates, el padre de la medicina “Que tu alimento sea tu medicina y tu medicina tu alimento”.

Fuente: http://granmisterio.org/2015/03/10/plantas-prohibidas-censura-a-la-salud/